CAPÍTULO 70. CANSADO

Suicidal-Mitch-mitch-hewer-8042529-471-600.jpg

Hacía dos días que casi no veía a Brian, aunque eso también me había ayudado a concentrarme. Los exámenes acababan de pasar y por primera vez en mi vida sentía que esto me iba a costar trabajo. El instituto había sido bastante sencillo pero la universidad no era igual.

Antes con solo estudiar el día de antes o asistir a las clases era capaz de memorizar todo y eso pensaba que iba a seguir ocurriendo pero misteriosamente la mayoría de las cosas que habían caído en los exámenes ni si quiera habían sido mencionadas en clase. Menos mal me había leído los libros pero no me había esforzado por aprenderlos.

Suspender no iba a suspender pero mi media iba a bajar, aunque sólo tenía que esforzarme más en el siguiente semestre. Ahora que sabía cómo iba a ser, estaría preparado.

Suspiré y me recosté en el sofá. Ahora le tocaba a él estar histérico. Y no era para menos.

Sólo faltaban dos días para presentar su tesis y su examen para conseguir su doctorado. ¿Qué pasaría cuando empezase a dar clases en la universidad? ¿Acabaría en el mismo campus que yo? Al menos ahora teníamos una relación sana y legal. No hacía falta ir mintiendo ni escondiéndonos de todos. Si le admitían como profesor universitario sería bajo el preámbulo de que anteriormente ya mantenía una relación amorosa con un alumno del campus.

Agarré mi teléfono y le marqué. Al segundo tono respondió.

-Amor- le hablé antes de que siquiera me dijese hola.

-¿Todo bien?- Respondió con voz cansada.

-Sí, sólo quería saber si podrás venir a cenar para preparar algo.

-No…- Casi pude verlo frotándose la sien con cansancio. –No creo llegar Alan. Mejor cena sin mí…

-Está bien- Respondí un poco decaído.

-Alan.

-¿Sí?

-Te amo. Lo sabes ¿Verdad?

-Lo sé. Yo también te amo.

-En pocos días podremos estar juntos ya bien.

-Bueno… Yo aún tengo la presentación final del proyecto de marketing. Me quitará otros días más.

-¿Después de eso no tendré que ver tan a menudo a ese tipo cierto?- Mis ojos se tornaron blancos. Brian nunca había sido celoso. O bueno o yo no lo había notado pero Julio había colmado su paciencia o provocado un corto circuito extraño en sus neuronas. El caso es que lo odiaba, su mera mención hacía que rechinase su mandíbula y eso a mí me exasperaba. Era mi profesor, no podía hace otra cosa. Brian tendría que aguantarse y sonreír si quería que me fuese bien en la universidad. No estaba dispuesto a tener algún problema con el profesorado.

-Seguirá siendo mi profesor.

-Pero no tendrás que ir a reuniones a solas con él.

-Nunca voy solo Brian no exageres, el grupo está conmigo.- Brian rió.

-No sería la primera vez que acabas a solas con él…- Suspiró. –En fin… No tengo tiempo ahora para esta conversación. Cena sin mí y no me esperes, me quedaré trabajando hasta tarde.

-Ok… Te amo.- repetí.

-Y yo a ti.- después la llamada se colgó y me dejé caer en el sofá.

La verdad últimamente Brian y yo discutíamos más, por cualquier tontería. Quién hacía más en la casa, quién debía darle a play a la película, qué comer a dónde ir. Que quedarse en casa era aburrido, que había que quedarse. Cualquier idiotez hacía que discutiésemos.

No eran discusiones reales, claro que no ya que nunca iban a más y a los cinco minutos era como si nada hubiese pasado. Pero sí nos recriminábamos cosas el uno al otro.

¿Era eso normal?

Es decir, pasábamos todo el tiempo juntos, era obvio que acabaríamos rechinando en algunos aspectos. Pero… ¿Y si era más que eso? ¿Y si no estábamos destinados a estar juntos? Tal vez todas estas mini cosas se pegaban en una bola que iría creciendo y creciendo hasta que realmente fuesen problemas de verdad y nos diésemos cuenta de que no estábamos hechos el uno para el otro.

Suspiré.

-No… Yo amo a Brian con todo mi corazón. Ya lo elegí y no pienso perderlo por nada.- dije en voz alta para cerciorarme.

Mi teléfono vibró y me moví ligeramente para sacarlo de debajo de mi cuerpo ya que había quedado atrapado entre el sofá y yo.

Desbloqué encontrando un mensaje en el grupo del proyecto.

˂Hola chicos, ¿comemos mañana juntos y avanzamos?˃ Preguntó Rocío.

˂Claro. Contar conmigo ˃ Respondí.

˂Tengo junta a la 1. ¿Podéis quedar tipo 2.30? ˃ Una parte de mí quiso que nadie pudiese para que Julio no estuviese presente. Aunque era el profesor y el guía del proyecto así que era obvio que debía de estar.

˂Yo puedo hasta las 3. Tengo libre de 1 a 3 ˃ Dijo Carlos.

˂ Yo estoy libre desde la 1.30˃ remarcó Rocío.

˂Yo igual puedo ˃ Acabé respondiendo.

˂ok, entonces quedemos nosotros 3 a la 1.30 y después que Julio se una a las 2 ˃

˂ok ˃ Fue la respuesta de todos.

Okay, simplemente no le diría a Brian. Estaba muy nervioso por su examen, no tenía por qué contarle que habíamos quedado.

Aunque… Obviamente si él decidía comer en casa y yo no estaba le tendría que decir que tenía reunión del proyecto y ahí no iba a creerse que Julio no vendría.

Me levanté de un salto del sofá, haciendo que todos mis músculos tronasen. Creo que me estaba rallando en vano y sin motivo. No debía de preocuparme por eso, ni que me fuese a ir de copas con él.

Paseé durante unos minutos por el pasillo centrando mis ideas y acabé yéndome a la cama. Se me habían quitado hasta el hambre. Al final opté por acostarme, mañana sería otro día y en estos momentos no me apetecía estar más horas comiéndome la cabeza.

 

………………….

 

Me senté en la cafetería derrotado, noté unos golpecitos en mi espalda y me giré encontrándome con Carlos.

-¿Te pasa algo? Pareces a punto de morir…- Negué con la cabeza.

-Discutí con… mi novio.- Por un momento me pensé si decir novio o pareja, ¿Carlos sabía que era gay?

-mmmm.- su cara me hizo saber que ya lo había intuido por lo menos, así que sorprendido no estaba. –Yo que pensé que estar con un hombre solucionaría ese tipo de problemas. Que solo con las mujeres se discutía y sólo a ellas no se les entendía.-Reí.

-Pues te equivocas. Los hombres también somos un desastre.

-Tendré eso en cuenta la próxima vez que mi novia y yo nos enfadamos. Y dime, ¿A qué se debe vuestro enfado?

-Celos…- Respondí. – Estúpidos.- Añadí. Al fin y al cabo lo eran.

-Creo que vi a tu novio, ¿El alto grandote de pelo negro que te recoge en la puerta a veces?

-El mismo.- Su imagen me vino a la cabeza y sonreí. Aunque las cosas no fuesen como antes seguía amando el mirarle, recordarle, su cara, su cuerpo…. Mi estómago aún revoloteaba por él.

-¿De quién está celoso? ¿Alguien de nosotros? Espero no sea de mí, no me gustaría que alguien se peleara por eso.- Quise reí en voz alta pero me contuve, igual si lo hacía pensaba que me reía de él.

-No vayas a decir nada…- Igual era bueno saber su opinión, si había notado algo extraño del comportamiento de Julio hacia mí.

-Lo prometo.

-De Julio.

-¿Del profesor?- Sonrió. Yo asentí. –Bueno… No diré que no lo he notado. La verdad creo que es gay, pero no veo que haga nada raro cuando estamos todos juntos. Nos trata a todos igual y pienso… que si le gustases te trataría de forma distinta ¿no?

-Exacto.- Respondí. -¿Crees que es gay? ¿Por qué?-Se encogió de hombros.

-Se nota, como contigo. No de manera exagerada pero puedo notarlo.- Uy… Radar gay. Que yo supiese solo Sara y los gays teníamos ese radar. Hacía tiempo que no comía ni veía a Sara, igual debía de llamarla.

-Yo pienso como tú- Respondí al fin, omití su comentario anterior. –Se notaría si yo le gustase.

-Claro, y tampoco es que os hayáis visto a solas, siempre estamos todos juntos no debería de estar celoso.- Mordí mi labio. Sí que lo había visto más de una vez a solas…

-Ajam- Quise cambiar de tema antes de que se diese cuenta de mi cara  pensante.

-Hola chicos- Por fin llegó Rocío salvándome. Alabada sea.

-Hola, ven siéntate- Solté algo nervioso retirando la silla.

-Gracias Alan, ¿De qué habláis?- Preguntó.

-De si Julio es gay y está colado por Alan o no.- Respondió Carlos con toda naturalidad. No pude evitar toser con su inconcurrencia.

-¿Julio es gay? Espera, ¿Tú eres gay?- Tierra trágame.

-Ajam…- Fue lo único que respondí.

-¡Pensé que te gustaba!- Se llevó las manos a la cara riendo.

-¿Qué?- ME sorprendí. -¿Por qué?

-¿Eso por qué?- Quiso saber Carlos.

-No sé, siempre tan amable conmigo y me acompañabas y me mandabas mensajes a mí en vez el a grupo.- Okay, eso último era para que ella escribiese en el grupo para quedar y que Brian no viese que hablaba con Julio.

-Lo siento…- Fue lo único que pude decir.- Rocío rió.

-No te disculpes, culpa mía. ¿Seguro no eres bi?

-Segurísimo.

-Bueno pues genial, cosa aclarada vamos  la siguiente ¿Julio es gay? ¡Eso sí que es una pérdida!- Entrecerré los ojos. O sea que yo lo era… ¿cierto? Maldita… Preferí no decir nada y obviar su comentario.

-No es seguro pero lo pensamos.

-Todos los guapos están casado o son gays.

-Me consideraré el casado- Se escuchó decir a Carlos.

 

Reímos y comenzamos a comer charlando de banalidades, al poco tiempo llegó Julio y pude notar cómo estaban atentos a cada movimiento que hacía y a cada gesto y comentario que tenía con cada uno de nosotros. Seguramente estaban sacando sus análisis de si era gay o no o de su yo le gustaba o no. Al menos tendría una segunda y tercera opinión al respecto.

Cuando terminamos me fui para la casa en taxi, no quería molestar a Brian y podría haberle pedido a Julio que me acercase pero no estaba dispuesto a ello así que simplemente agarré mis cosas y salí.

Tendría que explicarle que habíamos quedado el fin de semana para acabar los últimos retoques en casa de Julio, íbamos todos pero pasaríamos la noche entera. El proyecto final se entregaba el lunes y ya no habría marcha atrás. A finales del año académico, anunciarían a los ganadores y podríamos ver si todo esto había merecido la pena. Un día más de trabajo y también quedaría liberado de ese pendiente.

Llegué a casa y llamé a Brin sin encontrar respuesta, suspiré y me dirigí a la cocina seguramente hoy no vendría a dormir o vendría tarde. Otro día que no debía esperarle eso me ponía nervioso y me deprimía. Solo esperaba que fuese una racha provocada por la maña suerte de nuestros quehaceres.

Me hice algo rápido de cenar, tomé una ducha y me metí en la cama abrazando la almohada de su lado, por lo menos su olor me calmaba, suspiré y cerré los ojos. Unos días más y todo volvería a ser como antes…

 

 


Parece que la pareja está pasando por un mal momento, Brian ni si quiera apareció. Esperemos que todo les vaya bien ¿O no?

¿Qué opináis de Julio? ¿Brian? ¿Veis correcto lo que pasa? jejeje me gustan sus opiniones.

Intento no demorarme mucho, 😦 sorry por la tardanza.

LOVE LOVE

 

YUMIYU.

Anuncios

5 thoughts on “CAPÍTULO 70. CANSADO

  1. Es la primera vez que comento algo
    Pero la historia me encanta
    Ya tengo rato leyendola
    Y que actualices es genial (ya tenia rato que no actualizabas)
    Me encanta como se vuelve la trama como todas la parejas hay peleas y todo
    Ademas el amor que se tienen Brian y Alan espero y no se acabe por Julio
    Es una de las parejas que mas me gustan
    Muchas gracias por el capitulo
    Sigue asi
    Escribes estupendo
    Muchos abrazos
    😍😍😍😍

    Me gusta

  2. Amo tu historia!!! Aunque tardas mucho en actualizar por obvias razones (ordenador estropeado) te soy fiel ….😘😘 animo y sigue que me encantan estos hombres

    Me gusta

¿Quieres hacerme feliz? COMENTA PLEASE

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s