CAPITULO 21. ESPECIAL LUKA. NO SÉ SI PODRÉ

 

images (2)

Miro a Cris dormir de manera placible y sonrío acariciando su cabello lentamente de adelante hacia atrás. Suspiro, sé que le he hecho mucho daño a él y a mi hijo. Y gracias a dios el otro bebé aún no había llegado porque si no ya… Se hubiese vuelto loco.

Dios… Esto no tendría que haber acabado así. Mis planes siempre se echaban a perder por él. ME hacía ser quien no era o más bien quien era de verdad. Lo cual es aún más frustrante.

Vuelvo a suspirar. ¿Cómo iba a ser capaz de irme ahora?

Todo iba bien hasta entonces. Ellos a salvo, olvidándose de mí día a día. Debía de haber aguantado sus tonterías. Seguramente se hubiese enfadado más y más hasta terminar odiándome de verdad y centrándose en sus hijos… Nuestros hijos…

Lo tendría todo y nunca volvería a saber de mí. Me dolía, pero ya no tenía más opciones. No iba arriesgarme a seguir vivo. Si morir era lo que tenía que sucederme para que ellos pudiesen llevar una vida apacible, moriría.

Había querido aparecer aquí desde el primer día que se fue y me había esforzado tanto por no hacerlo. Aunque me dijesen que estaba triste, que no era feliz, que se había vuelto loco… Al final el débil era yo.

Estaba claro que Cris se acabaría muriendo de la tristeza si desaparecía, la única forma en que al final acabase saliendo adelante por nuestros hijos sería sabiendo al cien por cien que yo estaba muerto.

De nuevo un suspiro salió de mí y apreté mi mano libre contra mi pecho, realmente tenía miedo de perderme esta vida.

Mi teléfono vibró y me levanté de la cama para cogerlo antes de que despertara a Cris. Miré el identificador, era Kai. Eché otro vistazo hacia la cama y salí de la habitación encerrándome en el baño.

-Kai.- Respondí seco.

-¿Cómo está?- Quiso saber.

-Está bien, ya tranquilo.

-No puedes hacerle esto jefe, no puedes hacernos esto.

-Kai… Es lo mejor que puedo hacer por vosotros y vuestras familias.

-No Luka, sabes que no es así. No descansarán no nos dejarán viviendo una vida apacible sabiendo que aún te guardamos lealtad.

-Kai, adiós al clan, adiós al pasado adiós a las empresas relacionadas. Con las inversiones y la cuenta de ahorros puestas a nombre de Cris, Irina y Rick vosotros y mi familia podéis vivir sin problema. Además, está la empresa de marketing que le abrí a Cris que no tiene nada que ver con el clan y la editorial que tú le has abierto a Irina. No seréis ricos pero no tendréis que esconderos.

-Pues entonces ven con nosotros.

-Si saben que estoy vivo no me dejarán, perderíamos la protección del consejo y yo cualquier tipo de protección que pueda tener por mi clan. Al final nos encontrarían.- Sobé mi sien, empezaba a dolerme la cabeza.

-Ni Leo ni yo vamos a permitir que te suicides de esa forma. No tiene por qué haber más amenazas, el consejo está de nuestro lado y puede ayudarnos a borrarnos del mapa si nosotros les ayudamos a ellos a parar esta crisis que sabes va a afectar a nivel mundial.

-Lo sé- Admití.

-Ellos necesitan nuestra ayuda, aún hay una salida Luka no te rindas.

-No me rindo, sabes que es difícil mi decisión para mí y no quiero que la ratifiques.

-Luka… Siempre te he respetado y cumplido con tus deseos aunque yo fuese mayor que tú. Pero ahora no voy a hacerte caso. Digas lo que digas, hagas lo que hagas estoy en tu contra. No hagas estupideces.

-Tengo que colgar…- No quería escucharlo, pocas veces Kai se ponía en mi contra pero cuando lo hacía… Era como si mi padre me estuviese hablando, no podía evitar el escucharlo.

-Luka no me dejes así…

-Hablaremos luego.- Después corté la llamada y apoyé mis manos sobre mis rodillas recuperando la compostura. Me lavé la cara y salí del baño. Cris aún seguía durmiendo plácidamente, seguramente no lo hizo en varios días.

Fui hacia el salón y unos pequeños brazos me invadieron acompañados de un chillido.

-¡Papá!- JD me abrazó con fuerza pidiendo que lo cargara. Lo complací estrechándolo entre mis brazos.

-Hola campeón, ¿Dormiste bien?- Asintió. Ayer no me había dado cuenta, pero estaba más mayor desde la última vez que lo había visto, allí en nuestra casa. Eso hizo que mi corazón se estrujara.

-Tardaste mucho en “veni” papá- Volvió a abrazarme y besé su rubio cabello.

-Perdóname mi amor, papá está bastante ocupado últimamente.

-Papi estaba muy triste.- Intenté no parecer afligido.

-Lo sé cariño.

-¿Por qué no me llamabas?

-Es que estaba muy ocupado pero hablamos no hace mucho, solo que estabas dormidito e igual no te acuerdas.- Le metí, odiaba engañarle pero era mejor para sus sentimientos. Él me miró confundido.

-¿Cuándo?

-Hace como tres días y me contaste de tus amiguitos de la escuela y que papi estaba triste.

-No me acuerdo.

-Sí amor piensa.

-Creo que… Que sí me acuerdo.- Se iluminó su carita. –Y te conté también que voy a ser hermano mayor.- Los niños tenían tanta imaginación que se podía crear recuerdos falsos fácilmente.

-Sí, eso ya lo sé.

-Voy a tener una hermanita.- Sentí que me faltaba el aire.

-¿Hermanita?- ¿JD sabía el sexo del bebé? Él asintió.

-Una hermanita y papá mencionó se llama Cloe.-Hasta ya tenía nombre. Sonreí, dios… Una niña. Mi niña.

-Buenos días Luka.- María entró al salón portando un vestido suelto de color rosado que hacía notar su exuberante barriga. Le sonreí.

-Buenos días María. ¿Qué tal dormiste? ¿Cómo te encuentras?

-Genial, me alegra mucho que estés aquí ya, creo que hoy es la primera noche que Cris duerme a pierna suelta.

-Sí… Eso me temía.

-Papá, no vas a volver a irte “¿Cieto?”- ¿Cómo podía explicarle la situación? Ni yo mismo la entendía como para intentar hacer comprender a un niño tan pequeño.

-No lo sé amor, no pensemos en eso ahora. María ven siéntate.- Fui hasta ella y la atraje hacia el sofá dejando a JD apoyado en mi regazo. –JD me ha dicho que es niña- Quise saber. Ella asintió.

-Es una niña, una niña muy tranquila no como el monstruito ese que me mataba a patadas.- JD se extrañó con el comentario pero creo que no lo entendió del todo. Nunca le dijimos que estuvo dentro de la barriga de María, sería difícil de entender porque ella no es su mamá.

-Gracias por todo lo que haces por nosotros. No llego a entender cómo puedes…

-¿No quedármelo? ¿No sentir nada?- ME interrumpió y miró a mi hijo.

-Yo…

-No es fácil solo lo tengo claro, no son mis hijos nunca quise hijos y me gusta ayudar a la gente. Además vosotros me dais mucho igualmente. Los quiero. Quiero a James sobretodo porque lo conozco y querré a Cloe, sólo yo no podría criarlos nunca, no existirían si sólo dependiesen de mí. Están bien las cosas así, siempre seré su tía María.- Seguía sin poder entenderlo la verdad, pero igualmente asentí.

-Así que Cloe…- Sonreí.

-Sí, espero que te guste.- Interrumpió la voz de Cris. Miré a mi costado, estaba de pie al lado del sofá, con su pelo aún revuelto.

-¡Papi!- Jaime saltó de mí y fue corriendo a abrazarle, después lo atrajo y lo obligó a sentarse a nuestro lado, quedando él en medio de ambos.

-ME encanta Cloe, es un nombre precioso.- Ciertamente me hubiese gustado usar el nombre de mi madre, pero no estaba en disposición de preguntarlo siquiera, al final acabaría siendo su hija y tener un nombre japonés le recordaría más a mí.

-Mi madre siempre me dijo que quiso una niña y llamarla Cloe, pero que al final fui niño y ni si quiera sé si ella me puso el nombre.- Asentí, al menos tenía algo de sentimental el nombre. Suspiré.

-Podríamos llamarla Cloe Harumi.- Me atreví a sugerir. –Por mi madre.-Él sonrió.

-Es tu hija también.- Dijo de forma un tanto seca. –Cloe Harumi es bonito.

Después se hizo un silencio que me pareció eterno. María nos miró nerviosa.

-James, ven conmigo vamos a prepararles el desayuno a tus papás ¿Quieres?

-Sí.- Chilló levantándose de golpe del sofá. –Quedaros ahí, es una “sopresa”-Dijo alejándose hacia la cocina, María nos miró antes de desaparecer y sonrió. Sabía que necesitábamos tiempo a solas.

El silencio volvió a invadir la sala.

-¿Cómo estás?- Pregunté, por empezar una conversación.

-¿Cómo crees que estoy?.- Dios, no quería empezar así aunque debía tragarme el orgullo. Todo esto era culpa mía.

-Enfadado conmigo.- Respondí seguro.

-Oh sí, muy listo tú.- Dijo sarcásticamente. Suspiré.

-Cristian… Yo hago las cosas intentando hacer el menor daño posible a mi familia.- Me miró arqueando su ceja.

-No las haces bien.- Respondió seco, cruzándose de brazos.

-¿Eso crees?- Me puse a la defensiva, aquí íbamos de nuevo a pelear. En mis últimos días de vida posiblemente la última vez que fuese a ver a mi familia…

-¡Nos has dejado solos!.- Alzó la voz.- Suspiré. No, no iba a dejar que Cristian se atormentase el resto de su vida por haber discutido conmigo antes de mi muerte.

-Te amo.- LE dije acercándome a él y abrazándolo.

-Suéltame idiota.- Dijo intentando zafarse de mi agarre, cosa bastante difícil para alguien como él.

-No te voy a soltar. ¿Me escuchas? No voy a irme sin que sepas que te amo.- Seguí hablando. –Si hago todo esto es por ti y por nuestros hijos. Tú muy bien sabes qué pasa a mi alrededor y no es nuestro alrededor porque soy yo con el que la gente tiene un problema. A ti te han hecho daño, a tu madre, a nuestros amigos, a mí… No dejaré que le hagan daño a mis hijos.

Lo abracé más fuerte y sentí sus sollozos.

-Por favor no llores princesa.- Me aparté de él para mirarle a los ojos.

-Sólo quiero… Sólo quiero una vida normal… Dijiste dejarías el clan. Todo iba muy bien y ahora… ¿Qué ha pasado Luka? Dios, sabes que odio que me mientas, me rompes el corazón.

-Pensé podríamos tenerla… Te juro pensé, soñé, deseé y luché por esa vida. Pero los problemas me buscaron y no os quiero en medio.

-¿Qué ha pasado Luka? Por favor… Déjame entender…- Suspiré y aparté una de sus lágrimas que caía por la mejilla.

-Ya sabes más o menos. Hubo problemas, mi prima y su marido desaparecieron. Atacaron a mi familia ay mi casa… Ahí tuve que venir. No quedaba nada del templo principal ni de la casa de Kyoto.- Lo vi abrir sus ojos con sospresa.

-¿Y por qué estoy aquí entonces?- Sonreí.

-Esto es el centro y nadie sabe de este lugar. Es decir, todo el mundo sabe que los barrios de Tokyo están controlados por la yakuza y que en  el pent house del hotel de aquí al lado el Riz Carlton vive un capo de la mafia. Aunque eso no es real del todo, esa habitación fue construida para mí y se la dejo a quién la necesite de mis asociados que tienen negocios.- Cristian me miraba atento, sin decir palabra.

-En fin- Proseguí. –Todo se volvió un caos, la mafia china se hizo con el control de los códigos del gobierno estadounidense, nosotros ayudando al consejo a que no desatasen una guerra informativa que derivaría en una guerra real de Estados Unidos contra China, usamos nuestros contactos y a través de lo que robamos a Lao hace años pudimos obtener su información personal del clan.

-Creo estoy entendiendo.- Dijo por inercia. Y ahora que dimos esa información y vamos en guerra contra la mafia china, la mafia china va a por mi cabeza. Me dije mentalmente, esa parte no se la iba a contar.

-Bien… Pues eso es lo que pasa.

-Y…- Su cabeza empezó a maquinar y organizar la información. Sonreí, me recordó a JD cuando intenta pensar demasiado. -¿Y ya le disteis la información al consejo?

-No.- Mentí. –De todas formas, hay miembros rusos y chinos en el consejo. El resto están viendo que sí estén de su parte.- Eso era cierto.

-No entiendo por qué van a ir a por nosotros, si el clan nos protege y seguramente acabe con el clan chino que se hizo con la información.- Mierda, ya podría no haberlo entendido y dejar de preguntar.

-Venganza.- Respondí. –Deberías saberlo… La gente como yo no perdonamos una traición, ni tampoco un pensamiento a desfavor…- Lo dije frío, tan frío que sentí cómo su cuerpo tembló ligeramente.

-¿Lao siempre quiso venganza? Si vive buscará la forma de vengarse. ¿Dices eso?.- Eso era cierto, y estaba vivo, con sed de sangre y en el bando perfecto para poder moverse. Con el consejo de parte nuestra y del mundo, el clan chino se había tenido que buscar a antiguos miembros y aliados para formar su guerrilla. Y sabía de buena mano que Lao era parte de ella.

-Claro, pero él no puede hacerte nada. Aquí estás seguro.- Mientras yo no existiese…

-Te amo Cristian, siento haberte dejado solo. Haberos dejado. No quería venir, es decir… Sí, si quería venir pero esto pone las cosas peor.

-¿Qué quieres decir?

-Vine porque pensé que te iba a dar un infarto en mi ausencia, todo el mundo a tu alrededor me avisó. Pero realmente no puedo estar aquí, enserio corréis peligro. ¿Puedes entenderlo?.- Asintió.

-Si vienes y me hablas racionalmente puedo entender tu partida y que no podamos vernos… Lo que no puedo entender es uno que no hayas podido decirme esto así cuando nos fuimos y dos que no te hayas comunicado conmigo. Y menos con tu hijo.- Suspiré.

-Si esto se pone feo estaré días, puede que semanas sin poder hacerlo.

-Ajá.- Volvió el sarcasmo. -¿Y por eso empiezas antes? ¿Estabas entrenándonos o algo por el estilo?.- Asentí.

-Sinceramente sí, pero veo no eres capaz de soportarlo.- Sobó su sien.

-Dios… No sé si matarte o darte la razón…- Reí.

-Mátame.- Bromeé, aunque sabía era real ese pensamiento.

-No me des más razones para hacerlo.- Esta vez fue él quien me abrazó. Inspiré su aroma relajándome al instante, sólo su olor y el de mi bebé podrían calmarme bajo cualquier situación y hacerme caer dormido.

-¡Sorpresa! ¡Sorpresa!.- JD interrumpió el abrazo tirándose encima de nosotros. –“Veni” a desayunar qué hemos hecho una sorpresa.- Sonreí y me levanté, Cris hizo lo mismo y JD nos agarró a ambos de las manos tirando de nuestros cuerpos con toda su fuerza.

Iba a aprovechar la mañana, desayunaría, pasaría el día con mi familia iríamos algún lugar y los colmaría de amor ya que mañana seguramente no volvería a verlos de nuevo.

 


Luka ha tenido que tomar una difícil decisión… ¿Será capaz de cumplir su destino?

¡No me odiéis! xD Pobre Luka y pobre Cris, por lo menos se vieron de nuevo.

¿Qué opinan?

Como siempre espero sus comentarios.

LOVE LOVE

YUMIYU.

Anuncios

8 thoughts on “CAPITULO 21. ESPECIAL LUKA. NO SÉ SI PODRÉ

  1. 3 libros enteros, años y años de espera por nuevos capitulos, tanto sufrimiento por un final relativamente feliz, y ahora quieres matar a Lula? ;-; Poooorqueeee 😭 No, esto no puede ser así. Cristian se va a morir sin Luka, si regresamos al pasado y vemos desde el primer libro, como Lula puede olvidar todo lo que han vivido, el sabia desde el primer momento que Cristian se vería involucrado y….yyy…. ;-; Pos me deprimo. Me deprimo muy hardcomente por que siento que si Luka muere serán muchos años de seguimiento constante, emociones fuertes y lagrimas desperdiciadas. No puede terminar asi…

    Me gusta

  2. 😢😢😢😢😢 Oh rayos!! Si matas a Luka, matas a Chris y de paso me matas de tristeza s mi.

    Solo de pensarlo ya estoy en agonia.

    Se que encontraras otra salida para esa familia.
    PORFAVOOOOOR!!

    Me gusta

  3. Oh Dios!! No quiero creer que vaya a pasar eso, me niego!! Estoy segura que al final hará caso a kai y no querrá morir para no dejar a su familia solos, no sé pero algo me dice k cuando la nena vaya a nacer él estará presente y eso lo animará a luchar 😶😶 aunque solo son suposiciones 😁😁

    Me gusta

  4. Dios, en serio que te odio. No nos hagas sufrir de esta manera y que echen un polvo ya, por Dios!! Pobre JD y pobre Chris. Que cobarde Lukas por pensar si quiera en morir para protegerlos. Si tanto los quiere que luche por su vida y por ellos, porque el sabe que él los hace feliz

    arte: Marina Sin N
    No tardes en actualizar el blog porfis :3

    Me gusta

¿Quieres hacerme feliz? COMENTA PLEASE

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s